marzo 08, 2012

Bunbury hace temblar Lima con su Licenciado Cantinas



Enrique Bunbury rinde emotivo homenaje al Perú en concierto



La tercera presentación de Enrique Bunbury en el Perú puede ser catalogada como la mejor de todas; entregada, sublime, épica y emotiva. ¿La razón? presentar en sociedad el “Licenciado Cantinas”, un disco que cobró vida frente a nuestros ojos.



El ambiente inyectado de euforia desde horas tempranas avizoraba una gran noche. La velada tuvo una apertura emocionante. La Guardia Vieja, un grupo de veteranos músicos criollos, se encontró con una audiencia respetuosa y recíproca que respondió con aplausos y vivas a cada una de las piezas del cancionero criollo que interpretó.

 



Parecía mentira que un puñado de hombres y mujeres “entrados en años” lograra emocionar a una masa de rockeros con la música de nuestro país en un concierto de un cantante extranjero. Así, Sonia Bertha, César Oliva, Los Hermanos Ramírez, Alberto “Chiquito” Rodríguez y el emblemático cantautor Juan Mosto hicieron estallar el Centro de Convenciones María Angola en una sola celebración que anunciaba una noche “roja y blanca”.

A las 9.30, a golpe de contrabajo y guitarra, empezaron los primeros acordes de “El mar, el cielo y tú”, pista que abre el nuevo documento del zaragozano, y que sirvió de apertura a una noche apoteósica. Tras la pieza instrumental, la delgada figura de Bunbury aparecía en escena para arremeter con “Llévame” y “El solitario”, dos surcos de “Licenciado Cantinas”.
El público respondió desde el vamos a cada una de las odas de amor y despecho que el rockero interpretó. De esta manera, “Señorita Hermafrodita” y, en especial, “Extranjero” sirvieron de termómetro para calcular el nivel de emoción de la jornada. Cada estrofa fue entonada por los casi 4 mil asistentes al local miraflorino.


“Ódiame” fue el primer guiño del artista español al Perú; con un órgano Hammond punzante el vals de Federico Barreto y Rafael Otero se cubrió de rock and roll y salió bien parado. “Los Habitantes” y “No me llames cariño” echaron más leña al fuego. Puro nervio con las heridas abiertas.




“Sácame de aquí”, fue fulminante; “Que tengas suertecita” resultó una feria con la inmortal frase: “que no te falte esa canción/que repare tu corazón/en el momento peor, que hayas conocido”. Mientras que “De todo el mundo” fue una confesión colectiva.





“A lo largo de muchos años, venir a este país ha sido un motivo de inmensa alegría”, pregonó Bunbury y la multitud le creyó. “Esta canción es de mi disco del 2004, ‘El viaje a ninguna parte’, un disco que no tenía destino, pero sí lo tenía y ese destino era el Perú”, así presentó Enrique “Canto… El mismo dolor”, una pieza que le debe a nuestro país cada acorde y que, según sus fans, fue escrito en el norte de nuestra patria.


“Porque Las cosas cambian”, “Infinito”, “Vida” y “Al final” tuvieron al vocalista vestido con una camiseta con la palabra Perú inscrita en el pecho, que mostró orgulloso a sus fieles que respondieron unidos en un solo grito.

La leyenda española dejó su garganta en Miraflores y confirmó una vez más que no hay nadie en este planeta que cante mejor en nuestro idioma que él. Firmado.



Video | rpp.com.pe
0.










No hay comentarios.: