junio 04, 2011

Nacho Vegas iluminó la Ciudad de México



El cantautor español promociona en México su nuevo CD 'La zona sucia'

CIUDAD DE MÉXICO (04/JUN/2011).- La intimidad y el romance con las letras iluminaron la noche de este viernes la presentación del cantautor español Nacho Vegas, quien enamoró a sus fervientes seguidores que se dieron cita en el teatro Metropólitan de la Ciudad de México.

Cerca de dos mil 900 asistentes se embarcaron en el viaje propuesto por el artista nacido en Gijón, quien tocó tierra mexicana para promocionar su más reciente material discográfico "La zona sucia".
Una lona con el retrato de una calle europea, acompañada de un juego de luces violetas, azules y rojas que brindaban un ambiente bohemio y recóndito, fue el escenario perfecto para que el cantante limpiara y abriera su zona en punto de las 21:00 horas con el tema "Cuando te canses de mí".
"íNacho, Nacho!", exclamó la gente al español, quien con una guitarra acústica en mano y acompañado del suave sonido de los teclados, las guitarras, la percusión y un acordeón continuó la velada con "Cosas que no hay que contar".

Vestido con un traje negro y bebiendo vino de una copa, Vegas emitió las primeras palabras de la noche: "Muchísimas gracias por estar esta noche aquí. Es un gusto estar de regreso en esta ciudad. Continuaremos con una canción que hice junto a Enrique Bunbury", lo que cual provocó que el público explotara de júbilo y cantara con pasión "Días extraños".

Para la siguiente canción tomó una guitarra eléctrica y de inmediato entonó "Reloj sin manecillas" y "Dry Martini, S.A.", esta última fue una de las que detonó los sentimientos del respetable, que acompañó con su voz la interpretación del español, mientras una esfera de luces blancas bañaba el recinto de la capital.

"Hablando de Marlén", "Maldición" y "Perplejidad" continuaron el romance con el público, que de inmediato disfrutó de "Canción de palacio", que en palabras de Vegas es "un himno popular socialista que solía cantarse en la comunidad de Asturias en 1934".

"Va a empezar a llover", "Me he perdido", "La gran broma final" y "Taberneros" lograron su objetivo y enamoraron a los fans, quienes cantaron y movieron sus brazos en el aire con un profundo sentimiento, imagen que se llevó el músico español para despedirse por primera vez en la noche.
El sitio se cimbró con las ondas sonoras emitidas por los presentes al grito de "íOlé, olé, olé, Nacho, Nacho!", el cual se prolongó durante unos minutos hasta que el artista regresó al escenario para interpretar "Un simple giro al destino", "cover" en castellano de la canción "Simple twist of fate", que rindió tributo al cantante Bob Dylan.

"Ahora es tiempo de tomarnos unos tequilas", dijo Vegas, quien procedió a cantar "El hombre que casi conoció a Michi Panero" y "Mercado de Sonora", las cuales provocaron una lluvia de emociones y unieron al foro en una sola voz energúmena, la cual no cesó hasta que el asturiano salió del entarimado por segunda vez.
No contento y con ganas de continuar "limpiando la zona", Nacho contó una historia que "sucedió hace muchos años. Es un suceso que no está registrado en España. Fue un día en el que se alinearon y descendieron los planetas. En ese tiempo la gente enloqueció y vieron llover muchas botellas de tequila.

"Hubo un terremoto inexplicable un 3 de junio de 1976 y lo más increíble es que ese día nació Abraham Boba", culminó el español, quien después de su relato se fundió en un abrazo con el festejado y la banda, y simultáneamente disfrutaron de un trago de tequila, mientras la gente entonó con entusiasmo "Las mañanitas" al tecladista.


Finalmente, Nacho Vegas culminó su actuación de manera enérgica con "Que te vaya bien, Miss Carrusel" y "Perdimos el control", piezas líricas que conquistaron e hicieron palpitar los corazones bohemios de los fans y que cerraron los 150 minutos de concierto ofrecidos por el cantautor en el recinto de la colonia Centro.


_______________________________________________

Nacho Vegas llena de melancolía el Metropolitan

El cantautor español fue complaciente con sus seguidores e incluso interpretó fuera de programa el tema Miss Carrusel




Y cuando vives Días extraños siempre hay Cosas que no hay que contar, porque Cuando te canses de mi miraré mi Reloj sin manecillas y ahogaré mis pensamientos en un Dry Martini.

Todas estas enseñanzas caben en la filosofía de Nacho Vegas.

Todas y cada una de las letras del cantautor derivan en un momento de reflexión o diversión, algo que incluso sus mismos seguidores en México olvidan para exigir a gritos más de su música, como si se tratase de algún rockstar con propuesta estridente y vacía.

"Vaya, que no dejan de gritar y no puedo hablar", dijo en algún momento en cantautor español ante sus ruidosos fans que no paraban de corear su nombre, pero también de exigirle: "No te chives, mejor ponte a cantar", solicitaban algunos que ya lucían en su rostro los efectos del alcohol.

Sin embargo el cantautor español fue complaciente durante su concierto en el Teatro Metropolitan de la Ciudad de México y cantó incluso fuera de programa el tema Miss Carrusel, que marcó las dos horas de su presentación y el cerrojazo a un recital que empezó entre gritos de "¡Nacho Nacho!".

Cuando te canses de mi fue la que abrió la noche para proseguir las moralejas con Cosas que no hay que contar, Días Extraños, Reloj sin manecillas, Dry Martini, Hablando de Marlen y Maldición.
Después de dar la bienvenida y agradecer el "fuego purificador" que lucía al pie del micrófono, el artista dedicó Perplejidad a Oscar, un singular seguidor. "Esta canción quiero dedicarla a un tipo al que le es más difícil venir a un concierto que al resto de nosotros y que está bien que haya venido esta noche", pronunció enfundado en un saco y pantalón oscuros.

Con la lengua más suelta y su público más perceptivo, Vegas prologó antes de entregar "Canción de palacio". "Esta canción es un himno socialista y libertario que cantaban en Asturias durante la Revolución", dijo.

La euforia fue total en el escenario de la calle Independencia cuando los acordes de Va empezar a llover, Me he perdido, La gran broma final y Taberneros precedió a la presentación de sus cuatro músicos y equipo de sonido que le acompañan en la gira La zona sucia.

Fu entonces cuando el músico y poeta desapareció detrás del escenario, pero el "!Olé, Olé, Olé, Oleeeeé. Nachoooo, Nachoooo!" del público lo hicieron volver para interpretar una adaptación del tema "Simple Twist of fate" de Bob Dylan, y solicitar a sus seguidores brindar con él. "No queda más que tomarnos unos tequilas", pidió entre aplausos y gritos de aprobación.

Todo parecía terminar con Michi Panero y Mercado de Sonora, pero Vegas y su público querían más, así que juntos, en un gran coro, terminaron su cita al sonido de Miss Carrusel. 

No hay comentarios.: