mayo 19, 2011

BUNBURY Y SU NUEVO ALBUM QUE POSIBLEMENTE SERA DE VERSIONES,

Bunbury prepara en Texas su nuevo disco: será un álbum de versiones

La hipótesis de las versiones latinas se apoya además en el listado de canciones que detallara Bunbury a la edición española de la revista 'Rolling Stone' en las pasadas Navidades. Allí citaba un tema de su querido José Alfredo Jiménez, un tango de Goyeneche, 'El arriero' de Atahualpa Yupanqui y otras selecciones de narcocorridos, vallenato, son, bolero, aires pachucas y hasta un tema del panameño Rubén Blades

HERALDO.ES 



Bunbury nos desvelan su lista perfecta de canciones 

 


bunbury_2_240
Ilustración de Enrique Bunbury.



Enrique Bunbury confecciona su lista con canciones de músicos latinos. “Aunque parezca mentira, todavía, a día de hoy, muchos de los músicos, aficionados y profesionales del rock&roll patrio, padecen de lagunas y agujeros negros en sus colecciones de vinilos, cd’s o mp3 acerca del legado latino”, explica el músico. “Ojalá os interesen alguno de los autores, de los ritmos, de las canciones o de las historias”, afirma Bunbury. Ésta es su playlist.

1. El contragolpe, de Alci Acosta:
“Él es uno de los más grandes cantantes colombianos de boleros desgarrados, dramáticos amores no correspondidos y hombres destrozados por mujeres frías, insensibles y promiscuas. La primera vez que supe de él fue gracias a Andrea y Héctor, de Aterciopelados. Me regalaron una casete que escuché hasta la saciedad y les estaré eternamente agradecido”.  










2. El arriero, de Atahualpa Yupanqui: “Es el gran místico argentino. Es mucho más que un cantor, mucho más que un autor de canciones gloriosas. Tiene ese halo de gurú y maestro que, quizá, en el mundo anglo sólo posee Leonard Cohen”.











3. Contrabando y traición, de Cornelio Reyna:
“El narcocorrido es casi tabú en el México de 2010. Los medios le volvieron la espalda, quizá por miedo a verse implicados en la guerra entre cárteles que controlan la droga en cada Estado, quizá por la seriedad con la que Felipe Calderón abandera la lucha, como si su partido tuviera las manos limpias de polvo y paja. El caso es que ya no es tan fácil escuchar estas deliciosas narraciones fronterizas de encuentros policiales, de pick ups cargadas de hierba o farlopa a la carrera, y de venganzas inevitables”.

Nota: En Youtube no esta la versión de Cornelio Reyna, colocó la de Los Tigres del Norte.







4. Hasta el final de la vida, de Diomedes García: “No sé quién hubiera ganado en una ficticia farra-competición entre Keith Richards y este simpático personaje. Pasó una temporadita en la cárcel por la muerte de una joven relacionada sentimentalmente con él. Uno de los grandes del vallenato colombiano. Me llama la atención que en sociedades aparentemente conservadoras, religiosas y carcas, aúpen e idolatren a balas perdidas como Diomedes o José Alfredo”.

 Nota: No se si el nombre es correcto pero en youtube aparece Diomedes Diaz






5. No me amenaces, de José Alfredo Jiménez: “No puedo evitar recomendar toda la obra de José Alfredo. He cantado varias canciones del maestro ¡y las que me quedan!: El jinete, Hijo del pueblo,Te solté la rienda (con Calamaro)… ¡Si no te gusta la ranchera no tienes sentimientos! Es el blues latino. Música armónicamente sencilla y líricamente poderosa y profunda”.







6. Que nadie sepa mi sufrir, de Julio Jaramillo:
“¡El Ruiseñor de América! ¡Ecuatoriano universal! Todo el mundo me hablaba de él en Ecuador. Me obligaron a escuchar sus canciones en un viaje por carretera hacia Cuenca. ¡Qué dramas! ¡Qué tormentos! Cantó todo tipo de canción y se atrevió con el rock and roll, pero su voz era perfecta para el bolero dramático. Su vida, desordenada y bohemia, le llevó a una muerte prematura, a los 43”.





7. Los chucos suaves, de Lalo Guerrero: “Pura música pachuca. Hijos de la primera generación de mexicanos emigrantes en EE UU, amantes de los nuevos ritmos de los años 30 y 40 y conocedores de su herencia genética mexicana, los pachucos, enfundados en sus zoot suits, fueron las primeras bandas latinas. ¡Música para bailar y vestir elegante, como debe ser!”.




8. Balada para un loco, de Roberto Goyeneche: “Me encanta Goyeneche. Me parece el mejor cantor del tango, con permiso de Gardel. Su fraseo es único. Esta es una canción que durante un tiempo pensé preparar para cantarla en Buenos Aires. Imposible (¡y ridículo!). Nadie puede aportar nada a esta interpretación perfecta”.





9. Desapariciones, de Rubén Blades:
“Algunos se han referido al maestro Blades como el Dylan latino... Si los gringos siguen postulando al de Minnesota para el Nobel de Literatura, Blades merece igualmente que el mundo latino presente su causa. Sus textos siguen siendo un mundo aparte en la música en nuestro idioma”.




10. Cocainómana, de Trío Matamoros: “Escucha detenidamente la letra. La escribió Miguel Matamoros, en Cuba, en 1932”.

Nota: No se encuentra el video


TRIO MATAMOROS - LA COCAINOMANA.mp3


Ilustraciones: Thomas Fuchs & Ernesto Kofla

No hay comentarios.: