abril 05, 2011

BUNBURY ENTREVISTAS Y SU GRAN REX


A Bunbury le alegra reunión de Caifanes





El rockero español expresó su respeto por Saúl y Marcovich; lanza el disco en vivo ‘Gran Rex’, debuta como productor fílmico y elogia a Zoé


ALBERTO CASTILLO

En la historia del rock en español, hay cuatro bandas que son consideradas grandes pilares: Soda Stereo, Héroes del Silencio, Los Fabulosos Cadillacs y Caifanes. De estos cuatro clásicos, sólo faltaba por reunirse la banda mexicana. A unos días de que el reencuentro caifán por fin se concrete, Enrique Bunbury se congratula de que, como él lo hizo con los Héroes, el clan mexicano deje atrás sus diferencias y comparta de nuevo el escenario.

La cercanía del cantante con los mexicanos se acentuó recientemente, cuando participó con una versión del tema ‘Afuera’ en un disco tributo, y Saúl Hernández hizo lo propio para un homenaje a Enrique con su versión a la canción ‘Que Tengas Suertecita’.

En entrevista exclusiva por correo electrónico con CIRCO, el zaragozano explica, además, por qué eligió la ciudad de Buenos Aires para registrar su nuevo álbum en vivo (‘Gran Rex’); reveló que la grabación de su show en el Estadio Azteca quedó inutilizable y elogió el talento de otra banda mexicana, Zoé, con la que colaboró en su MTV Unplugged.

¿Qué opinas del reencuentro de Caifanes?

Tengo mucho respeto y cariño tanto por Saúl (Hernández) como por Alejandro (Marcovich). Si ellos deciden que lo mejor es permanecer separados, no les llevaré la contraria, y si el tiempo y las canciones les juntan de nuevo para los festivales de Coachella y Vive Latino, me alegraré enormemente de que, aunque sea de manera puntual, sus almas, corazones y voces se junten. También has expresado tu admiración por Zoé...

Zoé es uno de los mejores grupos de rock en nuestro idioma sin duda alguna. Cada uno de ellos es muy especial con su instrumento. Si los dejamos, crecerán y nos ofrecerán momentos maravillosos. Hay que cuidar el talento y, cuando lo tenemos tan cerca, sólo nos queda ser espectadores y disfrutar.

¿Por qué elegiste Argentina para grabar tu disco en vivo?

Argentina es un país muy querido por mí. Siempre me ha tratado bien, desde los primeros tiempos con Héroes del Silencio. Inexplicablemente, nunca grabé nada en vivo allí. Tanto en España como en México ya grabé discos en directo, en solitario o con Héroes. Incluso en EU grabé alguno de mis últimos videos de gira y un documental, que estrenaremos a finales de este año o en 2012. Me parecía injusto que, en mi discografía, no existiera ningún reflejo de esta relación tan duradera y profunda.

Decías que ‘Las Consecuencias’ era ‘poco radiable’, pero ha sido muy exitoso...

Paradojas del rock & roll. Parece que son mis discos más introspectivos los que finalmente me dieron el beneplácito de la crítica y del público. Uno no puede prever cómo va a reaccionar el público. Es un misterio y, posiblemente, parte de la magia. Supongo que la lección que uno puede sacar de todo ello es que, hagas lo que hagas, debes ser, siempre, sincero contigo mismo.

¿Por qué usarás Facebook para compartir material adicional de tu disco?

Habíamos grabado un total de 60 canciones y había de dónde elegir, así que seleccionamos los 24 temas que representaban mejor lo que ha sido la gira de ‘Las Consecuencias’. Las canciones que ofrecemos en streaming, en Facebook, es para mostrar también temas que no tuvieron cabida en el álbum.

¿Te comunicas mejor con el público en las giras?

La mejor forma de comunicarme con ellos es escribiendo canciones dignas y emocionantes. Pero, cuando llega el momento de promocionar mi nuevo álbum, siempre pienso que un concierto equivale a un millón de entrevistas.

¿Tienes pensado regresar próximamente a México?

Por el momento no, no tenemos fechas previstas próximamente. Hemos disfrutado mucho los últimos años, 2008, 2009 y 2010, girando y tocando mucho por toda la República. Ahora creo que toca un descanso razonable.

¿Por qué elegiste a Jay García para realizar ‘Lo que más te Gustó de mí’?

Porque es vecino mío y me gusta mucho todo el trabajo que ha realizado para Robi Draco.

Planeabas sacar material de tu actuación en el Estadio Azteca. ¿Se canceló esa idea?

Suelo grabar casi todos los conciertos que hacemos. Es cierto que el Hellville de Tour se quiso editar; de hecho, está prácticamente terminado, pues se mezcló más de la mitad.

Pero empezando la gira de ‘Las Consecuencias’, los conciertos rayaron una altura superior y, enseguida, vimos que las grabaciones de la gira de 2008-09 habían quedado caducas. El concierto del Azteca se grabó también, pero algunas de las pistas se dañaron y quedaron inutilizables. Creo que, al final, es mejor que ese concierto sólo permanezca en la memoria de los que estuvimos ahí y

disfrutamos de ese momento único. Yo, al menos, lo guardaré entre los recuerdos imborrables de mi vida.

¿Es cierto que participarás en una serie mexicana de TV, llamada ‘Horrorcanrol’?

Leí algo hace tiempo en algún periódico mexicano, pero para ser honesto, no tengo ni la más mínima idea de qué es eso. Hasta ahora nadie me ha dicho nada.

No sé qué es. A lo mejor es una película maravillosa y el guión es excepcional. ¿O es una serie de TV o un reality? De verdad, no sé nada más al respecto, sólo que alguien utilizó mi nombre sin consultarme, ni informarme acerca de ello.

¿Qué te alentó a debutar como productor de cine con ‘23-F’, sobre el golpe de estado en España en 1981?

A lo largo de los últimos años he invertido mi dinero con muy poco acierto. Primero, en una compañía discográfica que quebró (A La Inversa Records), luego en una revista monográfica que sólo editó un número (Avalancha), una editorial de poesía que publicó 13 volúmenes y también quebró (Chorrito de Plata) y, ahora, me asocié con un productor para sacar adelante proyectos cinematográficos de diversa índoles. Este año produciremos tres películas. Dicen que el cine español vive únicamente de las subvenciones del Estado, pero nosotros intentamos conseguir dinero de particulares para que se sigan contando historias emocionantes y artistas con talento y cosas que decir, puedan hacerlo.

record.com








Enrique Bunbury cambia de perspectiva




El cantante español se familiariza con el uso de nuevas tecnologías, mismas que espera plasmar en su próximo álbum

BUENOS AIRES, ARGENTINA (05/ABR/2011).- Con las cuerdas vocales a pleno rendimiento y una nueva banda cada vez mejor engrasada. Así se muestra Enrique Bunbury en Gran Rex, un álbum grabado en vivo en un auditorio de Buenos Aires durante la gira que el artista realizó por América para presentar su reciente disco de estudio, Las consecuencias.

De todo el mundo, Frente a frente, Alicia, Que tengas suertecita, El anzuelo o El viento a favor son algunas de las 24 piezas que se pueden saborear en Gran Rex (EMI), que ya se encuentra disponible en Latinoamérica y que el 18 de abril verá la luz en Estados Unidos, país que Bunbury recorrió, como el reconoce, “de costa a costa” durante su gira anterior.

El cantante recuerda lo que fue una de las giras sonoras más agotadoras que ha tenido que enfrentar: “En ocasiones anteriores, la forma de enfocar esa parte de las giras siempre era la misma: tocábamos en los cinco o seis lugares con mayor población latina y ya. Así repetíamos constantemente Nueva York, Los Ángeles, Chicago, Houston, Miami”.

Sin embargo, ahora el planteamiento cambió y decidió lanzarse a la aventura. “Esta gira consistía en subirnos a un tour-bus y recorrer el país haciendo shows de capacidad media en ciudades en las que jamás había tocado. Vitalmente, la experiencia ha sido muy enriquecedora; profesionalmente, el tiempo dirá; y económicamente, un desastre”, confiesa.

En sintonía total

Los 56 conciertos realizados durante 2010 han permitido que Bunbury se acople a la perfección con su nueva banda de acompañamiento, Los Santos Inocentes, sucesora de los ahora legendarios integrantes de Huracán Ambulante. “Estamos en un momento perfecto para encarar los verdaderos retos. Ahora toca participar en las competiciones de élite”, proclama el artista.

De carácter oscuro, Las consecuencias respondió a la necesidad del músico español de expresar un determinado estado de ánimo, pero el cantante deja entrever que su próximo álbum de estudio destacará por una sensibilidad diferente.

El nervio creativo de Bunbury sigue intacto, y el artista augura variaciones en cuanto a sonido, grabación, producción e interpretación en su nuevo trabajo, que podría ver la luz a finales de año. “El audio, la ingeniería de sonido y la producción siempre fueron muy importantes en mis discos. Estoy adquiriendo algunos juguetitos que, supongo, tendrán su protagonismo en el nuevo álbum. Tanto amplificadores como micrófonos, guitarras y sintetizadores analógicos”.

“Los Santos Inocentes están preparados para la aventura y sé que pueden llevar las canciones a niveles más interesantes. Además, estamos contactando con algunos músicos octogenarios para contar con su colaboración puntual. Creo que, con todos ellos, lograremos un sonido más actual y contemporáneo”, adelanta el músico.

Guarda sorpresas

De momento no existen señales ni pista alguna sobre lo que Bunbury planea para su siguiente material, pero considera que el resultado de su nuevo álbum “podría sorprender a los fanáticos más fundamentalistas. Supongo que se van a llevar un disgusto del que les costará recuperarse. El resto, espero que lo disfruten”.

Incapaz de encontrar momentos de asueto, el vocalista anuncia próximas colaboraciones con otros músicos, pero opta por reservarse la exclusiva de sus nombres. “Cuando algo te hace mucha ilusión y lo anuncias a los cuatro vientos, no sé por qué, pero se echa a perder”.

''Me gustaría que se me recordara como gran cocinero y filósofo de sobremesa. Creo que es en esa parcela profesional donde he dado lo mejor de mí'', Enrique Bunbury, cantante.

CRÉDITOS: EFE / LEER

informador.com



Bunbury: Ajuste de cuentas






Poco o nada se puede decir que no se sepa de la figura de Enrique Bunbury. Genio y figura. Acaba de ver la luz “Gran Rex” (EMI, 2011), el último álbum del artista aragonés. Un disco en vivo que recoge los tres shows acontecidos durante los días tres, cuatro y cinco de Noviembre del pasado año en el teatro bonaerense Gran Rex. Un paseo por su repertorio habitual que ahora suenan revisados por el propio Bunbury y su banda, Los Santos Inocentes, los cuales se encargan de conducir al “escuchante” por caminos conocidos y por conocer.

Deep Purple tienen “Made in Japan”, The Allman Brothers el “At Fillmore East”, James Brown “Live at the Apollo”, The Who tienen “Live at Leeds”... Si a discos en vivo representativos de cada grupo nos referimos… ¿Sería “Gran Rex” el álbum en vivo que te representa?

Jamás se me ocurriría comparar nada de lo que he grabado con los discos que mencionas; pero creo que sí, es el disco en vivo que mejor me representa. […] Por una parte, porque los discos que saqué con anterioridad, “Pequeño Cabaret Ambulante” y “Bunbury Freak Show” fueron extractos de giras muy concretas y nunca quisieron representar mi repertorio de manera amplia. Ni siquiera reflejaban la dinámica del show de la época. […] Por otra, creo que en esta ocasión hay una concepción premeditada de cierre, de ciclo y de buena parte del repertorio.

Aunque está claro que “Gran Rex” recoge un sonido que nada tiene que ver con (por ejemplo) “Freak Show” o “Pequeño Cabaret Ambulante”, pero es que posiblemente tampoco tenga que ver con el sonido que lleves dentro de unos años.
Muy probablemente. Sé que ahora me enfrento a otra nueva aventura y que los experimentos tardan en cuajar. O sea que calculo que para que alcance el sonido que tengo en la cabeza, necesito un par de discos y de giras. No sé si el público tendrá la paciencia necesaria, o yo la fuerza suficiente.

Entonces llegamos a la conclusión de que serían como cierres a una etapa, dejando un bonito recuerdo de lo que fue aquello, porque prácticamente has sacado artefactos en directo (tanto audio como vídeo) con cada disco o etapa, salvo excepciones.


Exceptuando “Radical Sonora” y “Hellville de Luxe”. Todos los discos tuvieron algún tipo de reflejo en vivo. No siempre fueron discos. Tanto “Una cita en Flamingos” como “Liceu BCN” fueron DVDs. Y, el “Freak Show”, en realidad fue una película documental, que venía acompañada de una disco corto, con algo del show en vivo. Y no me detengo en la discografía de Héroes del Silencio, porque por culpa de EMI y de nuestra falta de comunicación interna, está terriblemente desordenada. […] No sé si hay que sacar alguna conclusión de todo esto. A parte de que no he parado de tocar, ni de sacar discos en el último cuarto de siglo.

Centrándonos en “Gran Rex”. ¿Refleja totalmente lo que querías transmitir con la pasada gira?


Es muy difícil transmitir en un solo disco una gira de estas características. Durante las dos diferentes etapas del tour, llegamos a tocar sesenta canciones distintas del repertorio. Reducir eso a veinticuatro complica bastante la cosa. No quería que éste fuera un disco de rarezas, como ocurrió finalmente con “Freak Show”. Quería que quedaran bien reflejadas las tres partes en las que estaba dividido el show, además de los bises. Ahí está el principio, con los temas de “Las Consecuencias”; la parte intermedia, más cercana al pequeño teatro o el cabaret; y la de cierre con los temas más rockeros; y cerrando, los bises.

Esta pregunta viene porque los conciertos de presentación de “Las consecuencias” recibieron alguna que otra crítica debido a que el concepto acústico y relajado que prometían desde un comienzo no terminó siendo así, sino que contenían piezas muy movidas. Ya sabes… aquello de tener al público sentado con (por ejemplo) ‘El extranjero’, que por otro lado me parece una revisión soberbia.


Dependiendo del concierto que vieras, supongo. Los pabellones de Madrid y Zaragoza, fueron dos conciertos aislados en los que el repertorio hits, venció al teatral. […] De todas formas, me siento muy orgulloso de ser de los pocos músicos a los que después de veinticinco años de carrera, tocando entre cinco y siete canciones del disco nuevo por show, todavía se le critica que no toque más. Eso quiere decir que “Las Consecuencias” ha sido un disco que ha cuajado entre la gente. Me alegro.

Aun así, parte de ese concepto se consiguió. De hecho, se agradece que ciertas canciones quedaran registradas para la posteridad. Pero en una apreciación personal, creo que un repertorio con temas de medio tempo habría sido lo adecuado. Y ya no solo me refiero a la gira. ¿Crees que pudo haberse elaborado algo que fuera en esa línea?
Cuando se trata de seleccionar la mejor de las opciones entre un repertorio amplio, todos tenemos una idea mejor. Ya te digo, no es fácil montar veinticuatro canciones en seis caras de vinilo, que respeten la dinámica del show y que no conviertan el disco en una selección de favoritos personales míos y de nadie más.

Quizá así quedara un “Gran Rex” totalmente ajustado a lo que fue “Las consecuencias”. Aunque claro, tampoco se editó un directo de la gira de “Hellville de luxe” y es posible que se intentara concentrar aquel sonido de la gira con lo que ha sido esta.


Pero es que esa no era la intención. No quería hacer un disco de directo de “Las Consecuencias”. La intención era cerrar una etapa más amplia y poder así despedirme con elegancia y consecuentemente, de una parte de mi repertorio.

-Incluso –como antes he mentado- reinventando clásicos. Algo así como hace Dylan, dejar irreconocibles sus propias canciones para no aburrirse y hacer algo distinto. Supongo que tocar una y otra vez la misma canción del mismo modo terminará por cansarte y por ende aburrirte de sobremanera, algo clave en un músico y/o artista.

Para mí, la clave es que la parte creativa de un músico no acaba en un estudio de grabación. Y, además, las canciones no tienen porque reflejar, el día que fueron registradas en cinta magnética, la mejor de sus posibilidades.

De ahí que ‘El hombre delgado que nunca flaqueará jamás’ tenga un toque a lo ZZ Top o que ‘El anzuelo’ tenga un regusto cercano al ‘I ain’t hiding’ de los Black Crowes. ¿Cuántas veces puede metamorfosease una canción hasta que terminas totalmente convencido del resultado?


Las veces que sean necesarias. No hay vuelta de tuerca inútil. Todas llevan a una revitalización de las canciones. Unas funcionan mejor y otras peor. Pero todas aportan algo, que las devuelve a la vida y las convierte en algo más que una anchoa en una lata de conserva.

Y siendo una persona que sabe exactamente lo que no quiere, pero que si tiene una idea aproximada de lo que busca… seguramente hayas dejado fuera otras piezas porque no terminaron por encajar dentro de tu idea.


Claro, de todo hay. Algunas resultaron pruebas fallidas. Canciones que apenas tocamos una o dos veces en la gira. Otras funcionaban bien, pero no eran representativas. Y alguna, que hubiera querido incluir y, aunque la tocamos en Buenos Aires, la toma no fue buena. Hay que lidiar con algunos accidentes y algo de azar en la vida.

Otro tema que nos atañe es que hay cortes que se han grabado, pero no han entrado en el álbum, sino que se publican en Facebook. ¿Un premio a los seguidores o una estrategia de mercadotecnia?

Las canciones que estamos publicando en streaming en facebook no son necesariamente grabadas en Buenos Aires, son canciones de los dos últimos discos que, me parecía, merecían una difusión mayor.

Lo digo porque es posible que los que compren este trabajo, sientan que está “incompleto” al no contener canciones que más tarde se publican en Internet. ¡Ojo! Que me parece una idea fantástica el publicar extras en la red, pero los hay que no perdonan que se queden fuera del soporte físico ‘Ella me dijo que no’ o ‘Lo que más te gustó de mí’, por ejemplo.

No tiene nada que ver. “Gran Rex” es un disco completo, que refleja bastante fidedignamente lo que fueron los shows, en líneas generales, de la gira. Las canciones que ofrecemos en streming no son necesarias para entender el show, son extras a los que te puedes acercar, si tienes un interés mayor.

Claro, que tampoco sé hasta que punto te involucras en las decisiones finales de tu propio trabajo una vez está grabado y entra en el campo de la discográfica. Porque tiene que ser un mal trago que, por causas ajenas a ti, salga un producto descuidado pero que tiene tu nombre en la portada. ¿Se podían haber hecho las cosas mejor o de otra manera si te hubiesen dejado hacer más?

No tengo claro a qué te refieres. Obviamente, ni prenso el disco, ni lo fabrico, ni lo distribuyo, ni pongo el precio en las tiendas.

¿Puede ser que una de las soluciones a ciertos problemas con las disqueras sea la autoedición, como han hecho Lapido, Vetusta Morla o Nacho Vegas, recientemente con Marxophone? De ese modo no encontrarías esa especie de criba cuando presentas varios proyectos, los cuales algunos se quedan fuera por no encajar en los planes comerciales o económicos.


Autoeditarse no es, ni remotamente, algo nuevo. The Beatles, The Rolling Stones y Frank Sinatra, tuvieron sus propios sellos. Yo no soy de los que piensan que las compañías discográficas (multinacionales o independientes) son necesariamente el enemigo. Hace años monté una discográfica independiente y sé lo que es estar a ambos lados. […] En mi vida profesional, en el mundo discográfico, he tenido problemas para editar algunos proyectos; aunque a toro pasado, pienso que fue bueno que no se editaran. Aún así, prácticamente, he editado un disco cada año en los últimos veinticinco años. A veces, quiero aprovechar más el tiempo de lo que realmente soy capaz. […] En cuanto al mundo discográfico, no creo que el futuro (lejano, no el inmediato) se encuentre obligatoriamente, ni en la autoedición, ni en las compañías discográficas ‘as we know them’. Estamos en pleno proceso de transformación, hay que estar atento. Creo que nos esperan años emocionantísimos.

Partiendo de que el sello que montaste (A La Inversa Records) fuera una idea adelantada a su tiempo, pienso que ahora la “película” es distinta y que tendrías un control absoluto sobre tu propia obra, desde que entras en el estudio hasta que termina en las tiendas. Claro, que esto acarrea otros problemas con sus consecuencias, pero quizá sea mejor que lo que hay.


Estás pensando en voz alta.

Al fin y al cabo la música es arte, aunque esta sea la puta de todas las artes (valga la redundancia).

La música no es más puta que la literatura o la pintura. ¡¡¡Si supieras lo que son capaz de hacer algunos pintores por exponer en determinadas galerías!!!

Texto: Charly Hernández.
Fuente: Paisajeselectricos.com





No hay comentarios.: