abril 04, 2011

Enrique Bunbury su Gran Rex y "Lo demás es silencio"

Enrique Bunbury: Lo demás es silencio
Pep Blay
Editorial Plaza & Janés
1ª edción, octubre de 2007
Género: Música / Biografía
447 páginas
ISBN: 9788401205511


Aprovechando que Bunbury publica nuevo trabajo (el directo Gran Rex grabado en Buenos Aires), vale la pena recordar que la esencia más personal del artista fue recogida por Pep Blay en 2007 en esta biografía. Y aunque siempre digo lo mismo, que las biografías de artistas solo interesan a sus fans, a veces hay que establecer matices, porque en el caso de este libro, escrito magistralmente por Blay, también pueden sentirse seducidos otro tipo de lectores. A fin de cuentas, este es el retrato de alguien que creía en un sueño, que luchó por él con todas sus fuerzas y, cuando lo consiguió, lo dejó para buscar otro sueño diferente.

Enrique Ortiz de Landázuri Izarduy, más conocido como Enrique Bunbury, fue líder de la que posiblemente sea la banda más grande de rock española del siglo XX, Héroes del Silencio. Con sus colegas de grupo, Bunbury lo consiguió todo, por mucho que la prensa se les echara encima, siempre con comentarios hirientes hacia la formación y particularmente hacia él mismo. Héroes del Silencio siguió luchando hasta conseguir vivir de su música, pero cuando estaban en lo más alto, la banda se disolvió y Enrique tuvo que comenzar de nuevo de cero.

Consiguió alejarse completamente del sonido de su vieja banda, aquella llena de excesos, donde se acercaron al rock duro (Avalancha), a la electrónica (Radical sonora), luego siguiendo con la música de raíz, volviendo a lo íntimo con un sonido minimalista, alejado completamente de Héroes (Pequeño) y hasta haciendo rock bastardo (Flamingo), entre otras facetas. El libro es un recorrido por la vida de Bunbury, primero su etapa en Héroes y luego su carrera en solitario. Acaba justo en el momento en que Bunbury anuncia la vuelta de su formación más famosa para unos cuantos conciertos en el año 2007.

Interesante resulta la tragicomedia en tres actos, un prefacio, epílogo-sentencia de cuatro personajes (el propio Bunbury, Carlos Ann, Morti y Shuarma) escrita por el autor para hablar y extraer algo de luz sobre Bushido, la banda que formaron estos cuatro músicos. También impresionan los textos extraídos directamente del diario de Enrique, donde abre su alma y todo su ser. Independientemente de que Bunbury guste o no (y soy de los que no) hay que reconocer lo evidente: su carrera musical además de exitosa es coherente con él mismo, primero como líder de Héroes del Silencio y luego en solitario.

La frescura de este libro, su dinamismo, partes de la historia llenas de humanidad (impagables las anotaciones personales de Bunbury en relación a artistas consagrados mundialmente que conoció en varios festivales europeos de primer orden) y la búsqueda de la verdad como si de un Santo Grial se tratara por parte de Blay hacen de este una excelente oportunidad para conocer algo más sobre la figura de Bunbury.

Salva G.


Fuente

No hay comentarios.: